‘Zytiga’ (Janssen) consigue prolongar hasta 3 años la supervivencia en pacientes con cáncer de próstata

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El acetato de abiraterona, comercializado por Janssen con el nombre de ‘Zytiga’, administrado antes de la quimioterapia, permite a los pacientes con cáncer de próstata aumentar su supervivencia hasta tres años, tal y como han mostrado los resultados del estudio fase III ‘COU-AA-302′.

Se trata de un tratamiento oral que, en combinación con prednisona o prednisolona, está indicado para hombres con cáncer de próstata metastásico resistente a castración que no presentan síntomas, o si los padecen son muy leves, y que han fracaso tras la terapia de derivación androgénica.

“Hasta ahora no había muchas alternativas terapéuticas para estos pacientes, y gracias a la nueva indicación de ‘Zytiga’ conseguimos frenar la progresión de la enfermedad y aumentar la supervivencia”, ha aseverado el director de Acceso a Mercado y Government Affairs de Janssen, Antonio Fernández.

Este fármaco ha sido utilizado en España, en combinación con prednisona y prednisolona, para tratar el cáncer de próstata metastásico resistente a castración en hombres cuya enfermedad había progresado o, después de que se hubieran sometido a un régimen de quimioterapia basado en docetaxel.

Ahora, Janssen y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad han alcanzado un acuerdo por el que este medicamento se va a incorporar a la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) con un techo de gasto y, tal y como ha informado Fernández, en los casos en los que se supere dicho techo presupuestario será la compañía farmacéutica la que corra con los gastos del tratamiento.

“Esta aprobación va a tener un impacto interesante desde el punto de vista de las autoridades sanitarias ya que va a permitir tratar antes a los pacientes y, al mismo tiempo, prolongar su vida”, ha apostillado el representante de Janssen, para informar de que cuesta unos 2.900 euros por ciclo, aunque no ha precisado cuántos ciclos necesita un paciente antes de someterse a una quimioterapia.

REDUCE EN UN 21% EL RIESGO DE MUERTE
En concreto, el estudio internacional ‘COU-AA-302′ ha mostrado que ‘Zytiga’, administrado en una dosis diaria de 1.000 miligramos, reduce el riesgo de muerte en un 21 por ciento y, al mismo tiempo, retrasa en unos dos años el inicio de la quimioterapia. Además, reduce el riesgo de progresión radiológica en un 48 por ciento y duplica el tiempo libre de progresión de dichas metástasis, llegando a los 16,5 meses de media.

Esta nueva indicación va a beneficiar, tal y como ha afirmado el coordinador de la Unidad de Tumores Genitourinarios del Hospital 12 de Octubre de Madrid y presidente del Grupo Español de Oncología Genitourinaria (SOGUG), Daniel Castellano, a entre 2.500 y 5.000 pacientes que sufren cáncer de próstata metastásico resistente a castración, la fase más avanzada de la enfermedad.

“Estamos ante una enfermedad incurable ya que es un tumor hormonodependiente. Sin embargo, se ha comprobado que ‘Zytiga’ es capaz de inhibir la producción de andrógenos y revertir la castración”, ha apostillado el experto, quien ha asegurado que es un fármaco “muy bien tolerado”.

Asimismo, según ha informado la coordinadora del Grupo de Tumores Urológicos, Uroncor y miembro del servicio de Radioterapia del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, Carmen González San Segundo, este tratamiento, en combinación con prednisona, hace que los pacientes tarden más en usar opiáceos para aliviar el dolor agudo, retrasa el deterioro del estado funcional del paciente y mejora el PSA.

“Hasta ahora el tratamiento del cáncer de próstata pasaba bien por la vía quirúrgica, o administrando tratamiento hormonal con antiandrógenos y con análogos que bloquean la síntesis de testosterona en los testículos. Sin embargo, al cabo de unos años los pacientes progresaban a pesar de presentar muy bajos niveles de testosterona en sangre, porque la propia célula desarrollaba un mecanismo para producirla. En este sentido, abiraterona logra inhibir ese mecanismo de las células en progresión, que al quedarse sin este estímulo hormonal dejan de reproducirse, parándose así el crecimiento del tumor”, ha apostillado el presidente de la Asociación Española de Urología (AEU), José Manuel Cózar.

Finalmente, el presidente de SOGUG ha aseverado que con este tratamiento, junto a otros ya disponibles y a otros en fase de investigación, van a permitir que, “poco a poco”, la enfermedad se cronifique como ya ha pasado con algunos tumores como, por ejemplo, el de mama o el de colon.

Los comentarios están cerrados.