Un tercio de hipertensos dejaría de serlo gracias a una nueva terapia, la denervación renal

SEVILLA, 17 May. (EUROPA PRESS) -

Una nueva técnica terapéutica, la denervación renal, reduciría en un tercio el número de hipertensos resistentes a los fármacos actuales, a la par que dos tercios de estos afectados verían disminuidos su clasificación patológica a un estadio inferior, según han puesto de manifiesto especialistas reunidos en el ’48 Congreso de la Sociedad Andaluza de Cardiología (SAC)’, que han estimado que la hipertensión arterial (HTA) afecta a más de mil millones de personas en todo el mundo. Los tratamientos para la misma consumen el 10 por ciento del gasto sanitario global.

La técnica de la denervación renal consiste en una ablación o quemadura térmica realizada mediante un catéter que se introduce en las arterias del riñón, aunque “no supone riesgo alguno para los pacientes”, ha explicado Manuel Jesús Oneto, cardiólogo del Hospital de Jerez de la Frontera (Cádiz) y vicepresidente de la Sociedad Andaluza de Cardiología (SAC).

El objetivo de esta técnica es la desactivación de su red nerviosa, responsable de regular la sangre en los riñones. El especialista jerezano, en una ponencia titulada ‘La denervación renal como terapia eficaz’, ha detallado que dicha técnica se realiza “bajo anestesia local y sedación ligera”. Esta desactivación nerviosa resulta fundamental en la medida en que es el riñón, fundamentalmente, el encargado de regular el volumen de sangre y, por tanto, de la tensión arterial.

Sobre esta cuestión se ha profundizado en una de las mesas de este 48 Congreso de la SAC, que cuenta con más de 200 congresistas y que se desarrolla hasta este sábado en la localidad onubense de Punta Umbría. Con el nombre de ‘Nuevas alternativas de tratamiento en la HTA’, mesa en la que se han presentado novedosos métodos terapéuticos, Oneto ha ofrecido un monográfico sobre la mencionada denervación renal.

Otra de las mesas ha sido la denominada ‘Angina crónica estable. ¿Qué sabemos del Clarify?’, a cargo ha estado Antonio Martín Santana, cardiólogo de Hospital del SAS de Jerez de la Frontera (Cádiz). Martín Santana ha explicado cómo la frecuencia cardiaca en reposo (FCr), según los estudios epidemiológicos, “ha demostrado ser un predictor de la mortalidad debido a motivos cardiovasculares”.

Un estudio actualmente en marcha establecerá el papel concreto de esta FCr. Se trata del CLARIFY, “un registro realizado en 45 países que ha incluido a más de 33.000 pacientes ambulatorios con enfermedad coronaria estable y que, seguidos durante cinco años, tiene prevista su finalización en 2015″, ha declarado Martín Santana, para quien la FCr está considerada como un factor de riesgo cada vez más importante.

“Los enfermos coronarios deben tener menos de 70 latidos por minuto, así como unas cifras de colesterol malo (LDL-colesterol) de menos de 70 mg/dl. Este factor debe tener un objetivo en el tratamiento de estos enfermos”, ha señalado.

Los comentarios están cerrados.