Combinar condroitín sulfato y glucosamina protege de la pérdida de volumen de cartílago en la artrosis de rodilla

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Una nueva investigación ha demostrado que los pacientes con artrosis de rodilla tratados con la combinación de condroitín sulfato y glucosamina presentan una reducción en la pérdida de volumen de cartílago a los 24 meses de tratamiento y han conseguido ralentizar la progresión de la enfermedad.

“Esto significa que la combinación de estos fármacos protege de la degradación del cartílago y, por lo tanto, ralentiza la evolución de la artrosis de rodilla”, ha señalado Jean Pierre Pelletier, director de la Unidad de Investigación en Artrosis de la Universidad de Montreal (Canadá) e investigador principal del proyecto, presentado como comunicación en póster en el Congreso Europeo de Reumatología (EULAR) de Madrid.

El objetivo era determinar los efectos de tratamientos para la artrosis como son los analgésicos, antiinflamatorios, así como la combinación de condroitín sulfato y glucosamina, concretamente sobre los cambios estructurales que tienen lugar en la rodilla artrósica.

Para ello se analizaron datos de pacientes reclutados en la Osteoarthritis Initiative, una base de datos de dominio público del National Institutes of Health (NIH) de Estados Unidos, construida a partir de un estudio independiente, observacional, prospectivo y multicéntrico focalizado en la artrosis de rodilla, que incluye datos de 5.000 participantes monitorizados durante 4 años.

Así, se reclutaron 600 pacientes con artrosis de rodilla de la cohorte de progresión, de 62 años de media, el 53 por ciento de los cuales fueron mujeres, que tuviesen un seguimiento médico completo con resonancias magnéticas durante 24 meses consecutivos.

Los pacientes tratados únicamente con la combinación de condroitín sulfato y glucosamina mostraron una reducción estadísticamente significativa en la pérdida del volumen del cartílago a los 24 meses de tratamiento.

En el grupo tratado con analgésicos y/o antiinflamatorios más la combinación de condroitín sulfato y glucosamina los pacientes presentaron una pérdida de volumen de cartílago significativamente menor a los 12 meses y a los 24 meses.

“Todos los pacientes tratados con la combinación vieron reducida la progresión de su artrosis de forma significativa”, afirma Pelletier.

MENOR NECESIDAD DE PRÓTESIS

Estos resultados de este estudio vienen a confirmar investigaciones anteriores, concretamente la publicada en 2011 en ‘Annals of The Rheumatic Diseases’ que evidenció mediante resonancia magnética, que el condroitín sulfato disminuye la pérdida de volumen del cartílago y las lesiones del hueso subcondral, ejerciendo así un efecto protector.

Asimismo, existe una segunda investigación, que consistió en un seguimiento del primer ensayo clínico y fue publicada en abril de este año en la revista ‘Cartilage’, que mostró como se implantaron más prótesis en el grupo que recibió el placebo (69%) que en el grupo tratado con condroitín sulfato (31%).

“Ello permitiría afirmar que el condroitín sulfato puede retrasar o reducir la necesidad de prótesis, lo que supondría una evidente mejora de la calidad de vida del paciente y un importante ahorro sanitario”, ha conluido Pelletier.

En la misma línea, el Instituto de Investigación en Atención Primaria Jordi Gol (IDIAP Jordi Gol) ha adelantado datos muy positivos de un estudio de cohortes de base poblacional, que se presentará en próximos meses, que ha evaluado si el uso de condroitín sulfato se asocia con una reducción de la necesidad de implantación de prótesis en pacientes con artrosis de rodilla de reciente diagnóstico.

Los comentarios están cerrados.