‘Adcetris’ (Takeda) reduce el tumor en el 94% de pacientes con linfoma de Hodgkin que no tenían tratamiento

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Brentuximab vedotina, comercializado por Takeda con el nombre de ‘Adcetris’, consigue reducir el tumor en el 94 por ciento de los pacientes que, hasta ahora, no estaban en tratamiento y, además, tal y como han mostrado los ensayos, en el 34 por ciento de los casos consigue remitir completamente la enfermedad.

Se trata de la primera novedad terapéutica que se desarrolla específicamente para linfoma de Hodgkin en los últimos 30 años, y supone una nueva alternativa para estos pacientes que, hasta ahora, tenían un mal pronóstico. Además, la terapia también es eficaz en el tratamiento de otro tipo de linfoma menos común: el linfoma anaplásico de células grandes sistémico.

Y es que, se estima que en España se diagnostican alrededor de 1.100 nuevos casos al año de linfoma de Hodgkin y, de ellos, un 30 por ciento no responde o recae tras tratamiento de primera línea, necesitando recibir tratamiento de rescate con altas dosis de quimioterapia seguido de trasplante autólogo de células madre hematopoyéticas. A pesar de los tratamientos estándar, la mitad de estos pacientes recae, o no llega a responder.

“‘Adcetris’ abre expectativas de futuro completamente diferentes para estos pacientes. Es el primer fármaco aprobado para el tratamiento de pacientes con linfoma de Hodgkin que consigue un elevado porcentaje de remisiones completas”, ha comentado la médico adjunto del Servicio de Hematología del Institut Català d’Oncologia del Hospital Duran i Reynals (Barcelona), Anna Sureda.

En concreto, ‘Adcetris’ tiene dos indicaciones en linfoma de Hodgkin. Por un lado, está indicado para aquellos pacientes que recaen o progresan después de un trasplante autólogo de progenitores hematopoyéticos, y por otro, para aquellos que han fracasado a al menos dos líneas de quimioterapia y para los que el trasplante o la poliquimioterapia no son una opción.

“Esta terapia es una innovación en el área de la Oncohematología, en la que había una clara necesidad no cubierta. La innovación y la tecnología permiten desarrollar este tipo de fármacos muy eficaces y de menor toxicidad, lo que supone un camino de esperanza para estos pacientes”, ha comentado la directora médico de Takeda, Carmen Montoto.

MECANISMO DE ACCIÓN: UN ‘CABALLO DE TROYA’
Este fármaco está compuesto por tres partes: un anticuerpo monoclonal anti-CD30, un fármaco quimioterápico llamado monometilauristatina E y un ‘linker’ que los mantiene unidos hasta que llegan a la célula tumoral.

La misión del anticuerpo es reconocer la proteína ‘CD30′ en la superficie de las células tumorales, para seleccionarlas y actuar exclusivamente sobre ellas. El complejo de los tres elementos se introduce en la célula tumoral y, una vez dentro de ella, se libera el fármaco quimioterápico que provoca la destrucción de la misma.

“El fármaco quimioterápico está inactivo mientras permanece unido al anticuerpo. Es, como si dijéramos, un ‘caballo de Troya’: no tiene efecto mientras permanece en el torrente circulatorio y, sin embargo, cuando se introduce en la célula tumoral libera el elemento ‘letal’ contra la célula. Esto disminuye muchísimo la toxicidad de esta terapia porque se dirige única y exclusivamente contra las células tumorales”, ha explicado Montoto.

Asimismo, ‘Adcetris’ también ha demostrado su eficacia en otro tipo de linfoma: el linfoma anaplásico de células grandes sistémico. “Si los resultados en linfoma de Hodgkin pueden ser considerados excelentes, aún son mejores los resultados demostrados en el estudio fase II diseñado para los pacientes con linfoma anaplásico de células grandes ‘CD30+’”, ha aseverado Sureda.

En los pacientes con este tipo de linfoma que recaen o que no responden al tratamiento estándar, ‘Adcetris’ logra reducir el tumor en el 97 por ciento de los casos, el 86 por ciento responde al tratamiento, mientras que el 57 por ciento presenta remisión completa de la enfermedad.

Los comentarios están cerrados.